jueves

La historia de mi vida


Nací en el seno de una familia conservadora, que me crió entre sedas, resguardandome de todo mal y dolor que el mundo exterior me pudiera causar. Ellos me cuidaban como si fuera una frágil mariposa que al mas leve de los vientos pudiera sucumbir y morir, pero había de algo de lo que nunca me podría curar, algo que era el peor de los males, el mas letal, y sin embargo el que todos deceaban contraer: el amor.
La princesa, transito sus primeros años entre lujos, no conocía la frialdad del dolor, no sabia lo que era querer morir, jamas nadie la había lastimado. Era una frágil bomba de tiempo.
Hoy, la princesita, tiro su corona al suelo, la piso hasta hacerla añicos, se desangro en lágrimas, grito hasta ya no poder siquiera susurrarle a la luna. Una enorme oscuridad comenzó a asechar en el interior de esa niña que hasta el día de ayer no conocía mas que la felicidad y la estabilidad de estar en una familia que la resguardaba de todo mal.
Con el tiempo, sus ojos, que antaño habían sido de un verde esmeralda, se tornaron verde opaco, su piel antes, levemente bronceada por la luz solar que tanto solía disfrutar, hoy es de un blanco marfil que se podría confundir con el de cualquier muerto, sus labios, antes de un rosaseo que invitaba a besarlos, hoy se hallan secos, agrietados. Su cabello, rubio como el maíz, suave como la seda, es una maraña enredada de un color apenas mas claro que el caoba oscuro.
Todo en su ser muto con ella, su voz no se volvió a oír mas, su cuerpo se silencio, su alma se callo. Su corazón, se rompió.
Ahora, tiene un único deseo que la consume ferozmente todo el tiempo: morir. Ya no tiene mas ganas de seguir en este mundo que tan cruelmente le demostró que no todo es color de rosa, ella quiere volar lejos de la gente, de los ecos del pasado, las manos del dolor...ella quiere poder reconstruir las piezas de su corazón, pero este se halla disuelto en alguna parte de su destrozado cuerpo.
Su vida, se redució a llantos, y oscuros deseos, y todo, porque esa tarde, el la rechazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario