martes

Espejos...

Hace poco estaba leyendo un libro de Victor Sueiro, los Siete Poderes se titula. Y me llamo la atención una reflexión que el hacia ahi, hacerca de los espejos y los demonios, llevo horas buscandola en internet y por desgracia no pude encontrarla, tampoco puedo copiarles aunque sea una parte porque estoy lejos de casa, en un ciber-cafe, y no hago tiempo a ir y volver.
De modo que les voy a contar un poco de que iva la cosa. Lo que el decía es que los demonios habitan entre nosotros todo el tiempo, que no hace falta una poseción para verlos, ellos estan allí, todo el tiempo, y en uno de los lugares en los que uno más los podia notar era en los espejos. ¿Qué lo llevaba a decir aquello? Bueno ahi hay que adentrarnos en algo cotidiano, ¿Nunca les pasó que se sienten hermosos, pero cuando se miran al espejo, este les devuelve una imagen que no coincide con la de su mente? Bueno, según él, esto es obra de los demonios de los espejos, y la verdad, es que tiene bastante logica si nos lo ponemos a analizar ¿No?
El tambien daba una formula para evitar que estos demonios nos jugaran malas pasadas, y el "truco" es que al vernos al espejo, si nos vemos "feos" le hagamos una mueca graciosa, la más comica que sepamos, y al instante el demonio desaparece. A mi me pasa de verme en el espejo y decir: "Dios y con estas pintas yo sali a la calle!" Y desde que descubrí el truco de Sueiro...ya me da igual... porque lo esencial es invisible a los ojos.
Lamento no poder copiarles la reflexión porque en verdad valia la pena. Voy a intentar de esta semana o la que entra acordarme y actualizarles esta entrada con su reflexión que esta mucho mejor que este intento de explicación que hice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario