viernes

10/02/12: Libertad

 Cerre la ventana del chat, entre a su muro y sin darme mucho tiempo a pensar lo elimine. No llore, porque no había motivos para hacerlo, no había razones y tampoco tenía ganas de hacer de esto una gran despedida.
 Durante cinco años, y un poco más lo mantuve cerca mío, aun incluso cuando ya no lo quería del mismo modo en que el me quería. Siempre manteniendolo al borde, torturándolo, instalando en él cosas que no le hacían bien. ¿Por qué fui tan cruel? No sé, supongo que era mi lugar seguro, una forma de sentirme poderosa, de estar bien, una forma enfermiza y destructiva de placer.
 Es cierto que él estuvo para mí en mis horas más oscuras, siempre sosteniendo mi mano a lo largo del camino, dándome fuerzas, nunca dejándome caer, y es por eso que siempre voy a quererlo, es por eso que el merece lo mejor, y yo no soy lo mejor.
 Cuesta aceptar cuando las cosas terminan, y raras veces nos damos cuenta de eso, es que cuando estamos bien queremos que dure para siempre y nos volvemos egoístas, hacemos cualquier cosa para mantenernos aferrados a la fuente de placer, nos deja de importar el otro, somos nosotros y nadie más. Hoy me di cuenta de eso, y aunque ahora él no me entienda, sé que hice lo correcto, porque la muestra más grande de amor que se puede dar a alguien es dejarlo ser.
 A mi también me duele dejarlo ir, me duele saber que ya no le voy a hablar, pero sé que es lo mejor para ambos, pasamos horas hermosas que siempre van a vivir en mí, pero esa relación con el correr del tiempo se desgasto, es mejor que cada uno siga su camino y si la vida nos vuelve a encontrar en algún momento quiero verlo feliz, con alguien que lo quiera como el merece, quiero verlo triunfar, quiero que se saque los miedos y de todo de si, porque tiene un potencial que vi en muy pocas personas.
 Lo voy a extrañar, pero siempre que piense en él voy a sonreír, porque fue parte de una etapa muy linda de mi vida. Y como fue una etapa, concluyo.
 Si lees esto, quiero que sepas que está vez fue completamente para vos, está vez no pienso en mí. Fuiste todo pero fuiste, es tiempo de crecer, dejarnos ir, decir chau. Nunca te desee el mal, y no lo voy a hacer ahora, quiero que seas feliz! Y si te veo por la calle, quiero que me sonrías para saber que estás bien, para sentirme bien, porque si vos estas bien yo también estoy bien. Te quiero, y es por eso que te dejo ir, como dicen por ahí: ''si lo quieres déjalo ir''.




3 comentarios:

  1. wooowww que hermoso lo que haz hecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fue fácil, pero creo que es lo mejor para ambos. Gracias por el comentario Jam! :)

      Eliminar