lunes

12/03/12: Chau Gabriel.

Creo que no hay ninguna palabra que pueda representar el sentimiento que me carcome por dentro, rebusco en mi misma tratando de encontrar alguna que se ajuste a tanto dolor, a tanta ira, a tantas ganas de dejar de sentirme parte de vos. Al contrario de lo que seguramente pensas, no te odio, pero sencillamente quiero emanciparme de toda unión con vos.
Padre es el que te cría, el que te enseña, el que te da amor, no el que te compra cosas para luego echártelas en cara, no el que te recuerda en cada oportunidad que tiene todas las veces que como hija fallaste. Lo cierto es que, como el resto de las cosas que giran en torno a vos, nuestra relación es una mentira, está basada en el fingir, y decidí que eso es toxico para mí. Estoy cansada de ser tu hija, estoy dolida por todas las cosas que poco a poco descubro de vos y estoy indignada, porque no sé como hice para aguantar tanto tiempo. 
Sé que a vos te pasa lo mismo, que no queres ser mi papá, que no tenes ganas de llamarme y escuchar como fue mi día, sé que cada vez que te pido algo te pesa en el alma y en los bolsillos cumplirlo, es por eso que te estoy liberando de toda obligación para conmigo. 
Nunca fuiste la persona más responsable del mundo y supongo que la tarea de ser padre era más de lo que tu limitada cabeza podía afrontar, cuando yo quería un abrazo vos querías jugar un juego de computadora, cuando yo quería hablar vos preferías comer, viéndolo ahora, nunca tuve un papá. Si tuve un amigo, una persona que pese a pertenecer al mundo adulto se las ingeniaba una y otra vez para adecuarse a cada una de mis edades y de esa forma evadir sus obligaciones de adulto, eras un nene de mi misma edad, nada más. 
No te preocupes por mí, así como tengo un papá al que le quedan grandes los pantalones, tengo una mamá que llena ambos espacios, cumple ambas funciones y aun así tiene tiempo de hacerme sentir feliz, querida y llena de amor, cosa que vos nunca pudiste ni vas a podes hacer. 
Esto es un adiós. A partir de hoy solamente nos unen igualdades genéticas, pero en mi alma y corazón ya no tengo ningún sentimiento para con vos, ni bueno ni malo, mataste todo, cada pequeña emoción, cada cosita que podía tener para vos. No te culpo, no todos nacen para ser padres y muy pocos son capaces de cumplir dicha tarea con éxito. 
Lamento todas tus perdidas materiales, todo el mal que te causamos mamá y mis hermanos. Lamento eso porque es lo único que te importa, ojala algún día te des cuenta que perdiste algo mucho más valioso, una familia. 
Lo último que tengo para decirte es que así como vos no tenes más responsabilidades para conmigo, tampoco tenes derecho a ser parte de mi vida, y si el día de mañana me va bien no va a ser por vos y por lo tanto no vas a poder reclamar absolutamente nada. Así como vos me abandonaste hace seis meses yo te abandono ahora. 
Chau Gabriel, que te vaya lindo. 


4 comentarios:

  1. Wow nena la verdad que me llega; las dos cosas me duelen el tema y el nombre de tu padre -aunque por otras circunstancias que aunque diferentes en un punto iguales-. La verdad es que es importante bendecir a esas personas que nos fallan y abrir los brazos para dejarlos volar como si fueran pájaros, porque eso es lo que son, se rigen por el cambio de clima -de humores-, de estaciones -y situaciones-. Uno es su hijo o su persona querida solo no pide que se cubran sus necesidades afectivas. Los hombres en general son los grandes egoístas, pero yo al provenir de un familia rota y deshilachada puedo decirte que las personas sin las que no puedo vivir son mis amigos, que son al mismo tiempo un poco padres/madres, un poco herman@s y un poco amantes. No guardo rencores pero no estoy dispuesta a seguirme vaciando dandoles mas de lo que ellos nunca jamás serán capaces de dar. Hay que saber liberarnos a nosotros mismos. No existe tal cosa como el cariño garantizado, no amas a un hijo solo por ser tu hijo ni amas a tus padres solo por ser tus padres. Todas las relaciones de afecto están a prueba en todo momento, no se ganan pero si se tiene que competir en todo momento para conservarlas sanas, saludables, plenas, así como aquel que busca mantener un primer lugar, y a pesar de lo que mucha gente crea no tienes la obligación de querer a nadie solo porque fuiste creada a partir de la mitad de sus cromosomas. El amor esta en ti y en cualquier lugar que estes dispuesta a mirar a traves del cristal del cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias hermosa, siempre en tus palabras encuentro un lugar seguro, es como si me estuviera hablando mi mamá. Me encanta leerte, me reconforta el alma.
      Un abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  2. Mi hija querida, sé que estas dolida y confundida por la situación, también sé y tengo asumido que él culpable es siempre el que se va asi que sé que tengo que tener paciencia y mucho amor para perdonar todas las agresiones que recibo y voy a seguir recibiendo.
    Yo sé que el tiempo va a poner las cosas en su lugar, yo voy a seguir llamándote e intentando verte como lo he hecho siempre aunque solo reciba agresiones, jamás las voy a contestar.

    No voy a bajar los brazos, yo los amo, extraño, necesito y sé que ustedes también, por eso no voy a contestar agresiones hechas para lastimerme, sin ningún fundamento y con el solo hecho de herirme.

    Espero que reflexiones mucho lo escrito y con una mano en el corazón te des cuenta que una persona no cambia en cinco meses, y si hasta hace cinco meses era un buen padre, ahora no puedo ser una basura, así que espero que al ser una chica intelegente sepas poner el amor y el entendimiento por sobre el odio que jamás conduce a nada.

    Te amo y eso jamás va a cambiar, jamás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debería contestarte, pero la verdad me siento en la obligación moral de hacerlo. Primero, tenes razón una persona no cambia en cinco meses, la gente siempre es igual, lo único que hacen es ocultar quien realmente son, que es lo que vos venías haciendo.
      No puedo hablar con un ser humano que no es capas de asumir sus errores. Está carta la escribí con el simple objetivo de dejarte en claro que nuestra relación no existe más. No me creo ni un palabra más de lo que puedas decirme porque duele mucho cuando el tiempo te demuestra como son las cosas.
      Te pido encarecidamente que dejes de leer mi blog, que no me llames nunca más en tu vida, porque realmente vos para mí no sos nadie. Se acabo todo y está vez, te guste o no, lo asumas o no fue pura y exclusivamente tu culpa.
      Relee lo que escribiste antes, pensa en todas las cosas que me dijiste cuando hable con vos y si todavía seguís creyendo que sos un santo te podes ir a cagar.
      Chau Gabriel.

      Eliminar