lunes

¡Ser virgen no está mal!

Ser virgen no está mal. 
Sé que es una afirmación algo extraña para comenzar este post, pero después de escribir y borrar muchas veces no encontré mejor forma de empezarlo. Ahora creo que debería explicar de donde viene tal afirmación o como llegue a ella, bueno es muy simple y tengo que remitirme a una semana atrás. 
Estaba hablando con unas amigas y comente de pasada que alguien a quien le tengo mucho afecto es virgen y prometió que solo se entregaría a alguien cuando estuviera realmente listo, es decir, cuando supiera que con esa persona pudiera entregarse en alma y espíritu. La forma de pensar de esa persona me pareció tan madura, que solamente consiguió hacerme ver una vez más porque lo quiero tanto, pero bueno eso no viene al caso, la cuestión es que las chicas con las que estaba hablando reaccionaron diciendo que él seguramente era un adicto a las masturbación y cosas de ese estilo por el simple echo de no tener sexo. La verdad es que me molesto mucho, así que me levante y me fui, no tenía sentido quedarme a escuchar esa charla. 
Es increíble como poco a poco lo que antes solía estar bien ahora súbitamente se convierte en un motivo para sentir vergüenza, para pre-juzgar, para hablar sin saber... Ser virgen no está mal, al contrario, el saber esperar demuestra mucha madurez, muestra que esa persona sabe lo que quiere en la vida, y lo que es mucho más importante, muestra que esa persona siente amor propio, se quiere a sí misma y es responsable de sus actos. 
Ojo! No piensen que soy una fanática religiosa que está a favor de la castidad o esas cosas, porque no lo soy. Yo estoy a favor del amor propio, del respetarse a uno para poder de esa forma tener relaciones maduras, adultas, sanas. Hace poco leía un libro de Pilar Sordo, un psicóloga excepcional, y ella explicaba que el problema de los jóvenes hoy en día es que se apresuran por vivir cosas que no corresponden a su edad, por lo tanto inician una vida sexual prematura. 
No es el embarazo solo lo que nos debería preocupar, sino el como el iniciar una vida sexual prematura afecta a las futuras relaciones de estos jóvenes. El perder la virginidad no es algo que deba tomarse a la ligera, no es algo que se hace y ya, es todo un suceso en la vida de cualquier persona y el tener un mal inicio sexual puede repercutir negativamente en la persona. 
El no hacerlo con la persona correcta puede llevarnos a desarrollar complejos de los más diversos, desde inseguridad en uno mismo a un deseo extraño de auto-destrucción. En mi experiencia personal, me arrepiento de haberme iniciado sexualmente, de haber sido tan boba de dejarme llenar la cabeza, porque no estaba lista. 
Me costo mucho, y me sigue costando superar eso, porque siento que perdí algo muy importante para mí que nunca va a volver y lo que es peor, siento que se lo di a alguien que no lo merecía, porque esa persona no me respetaba. 
Sin dudas, si pudiera volver el tiempo atrás elegiría una y mil veces mantenerme virgen hasta encontrar a alguien que de verdad me haga sentir mujer. No quiero que esto tenga un matiz de critica hacía la persona que era mi pareja en ese momento, porque no es la intención, el no era una mala persona, solo que no era la persona correcta para mí en ese momento. 
Por eso afirmo una y mil veces que siempre es mejor esperar, crear una relación solida, lazos fuertes, un vinculo profundo con el otro, para de está forma, cuando llegue el momento ambos estén listos para poder acompañarse en la experiencia tan hermosa que es amar. El sexo por deporte no funciona, porque cuando el otro se va, te quedas solo en la cama sintiendo te peor de lo que te sentías antes. No te dejes engañar por esas personas que te dicen que el sexo sin compromiso es lo mejor que hay, porque estoy segura que detrás de esa persona hay una historia no tan feliz sobre el inicio sexual de ese individuo. 
No seamos ciegos, no queramos ''hacernos los vivos'' porque terminamos complicando las cosas. 
Siempre esperar es lo mejor, la espera hace a la relación, nos da otras cosas para ocuparnos, nos ayuda a crecer como personas para después darle al otro lo mejor de nosotros y ser capaces de recibir también todas aquellas cosas que el otro tiene para darnos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario