viernes

El circulo de la muerte (2)

 Entre lágrimas hizo lo que el extraño le pedia, a los pocos minutos de enviado el mensaje el telefono comenzó a sonar, el hombre se lo arrebato de las manos y contesto. De forma casi desesperada vocifero la dirección de ella y corto abruptamente la comunicación.

Ella lo miro atonita. ¿Cómo podia el saber donde vivia ella? El hombre la toma del brazo y la arrastro hasta un auto que ''magicamente'' aparecio estacionado en la puerta del edificio, la empujo en el asiento de atras y se subió junto a ella sin despegar la navaja que tenía pegado a su cuerpo. El auto arranco y en menos de diez minutos estaban aparcando frente a la casa de la joven.
El hombre la obligo a salir del auto y abrir la puerta, como ella sospechaba al cerrarla luego de entrar, no le puso llave. Una vez dentro el hombre la aparto de sí, sin dejar de apuntarla con la navaja. La miro de reojo y saco un revolver, le arrojo la navaja y le apunto con el arma a la cabeza.
''Esto es lo que va a pasar'' - dijo - ''Te vas a abrir las venas con esa navaja y yo me voy a quedar acá hasta que te mueras. Si por algún motivo no quisieras hacerlo, en tu computadora vas a encontrar algo que de seguro te va a motivar''. La joven desesperada encendio la pantalla del ordenador. Un grito ahogado contamino el ambiente. Se podía ver a su hija dumiendo placidamente en la cuna, mientras un hombre le apuntaba a la cabeza con un rifle.
''Una llamada y ella se muere'' - dijo el hombre inmutable. La mujer sin dudarlo apreto fuertemente el filo de la navaja contra sus muñecas. La sangre comenzó a manar como si de una cascada se tratara. El hombre complacido miraba el espectaculo, casi como si este le causara algún placer macabro. Feliz la observo mientras a ella la vida se le escapaba de las venas. Al cabo de unos minutos la mujer cayo al suelo sin vida, el extraño tomo el celular y llamó al hombre que se podía ver en el vídeo. ''Matala'' fue todo lo que dijo e instanteamente la niña del vídeo murió.
Escucho el ruido de la puerta abrirse y oyo los pasos dubitativos del adolescente que queria jugar a ser el heroe del día. Se escondio detras del sofa y aguardo a que el chico viera la escena. Luego se poso detras de el y apuntándole a la nuca le dijo: '' El juego había empezado, ya no podía terminar, lo siento''. Tomo un profundo respiro y apreto el gatillo...



Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario