jueves

18/10/2012: Matias

''No te pierdas'', me dijiste, mirándome con esos ojos que lograban calar mi alma, que llenaban cada recoveco de mi insípido ser. ''Nunca'', te conteste con esa sonrisa enamorada que solamente podía ser destinada para vos. ¿Quién lo iba a decir? Ahora ni vos, ni yo estamos ahí, ese momento se rompió en mil fragmentos cortando cada uno de nuestro recuerdos, maldiciendo nuestras vidas.
''¿Dónde te fuiste?'' - le pregunto a la nada cada noche, esperando alguna respuesta, deseando más que nada soñarte, porque sé que esa, y solo esa, es la forma en que la muerte no es tan real. En mis sueños estamos juntos, te veo, te beso, te vuelvo a traer a la vida y el tiempo no existe. ¿No sabías que mi corazón latía al ritmo del tuyo y que cuando el tuyo dejo de latir el mío se congelo?
Creo que fuiste injusto, cuando no pudiste ver más allá de tu dolor, cuando no pudiste pensar en mí. ''Todos me traicionan'' - escribiste en la pared, yo no te traicione, yo estuve sosteniendo tu mano a lo largo de los años, conteniendo la respiración cuando gritabas, secándote las lágrimas cuando me confesabas que no podías salir de eso y me pedías ayuda. ¡Yo renegué de mis creencias y de mi ética por vos!
Y sin embargo, al momento de la verdad, yo no importe, yo no fui un buen motivo para seguir adelante. ¿Cuantas veces me caí y me levante solamente porque vos me necesitabas ahí al lado tuyo? Yo también estaba cansada de vivir, yo también tenía problemas, yo también me quise morir, y sin embargo seguí. No te das una idea de la cantidad de veces que maldije haber nacido, pero acá estoy, juntando los pedazos que dejaste de un pasado olvidado.
Vos y yo, nunca vamos a volver a estar juntos. Y es culpa tuya.
Sin embargo, odiarte no es viable, ni siquiera posible, porque cuando te mataste y me dejaste tirada a un lado del camino, respirando sin respirar, ahogándome en el dolor, vi la luz, y supe que podía salir de esto, supe que después de todo, la fuerte siempre había sido yo, y vos, que solías ser mi héroe, no eras más que otro pobre adolescente que tenía miedo de vivir.
Hoy estoy acá, mirando todo lo que eramos en retrospectiva, y que no podía ser eterno, porque yo tengo ganas de vivir y vos creías que morir joven y de una forma trágica era lo máximo a lo que aspirar. Sin dudas, vos y yo, eramos algo que no podía ser, y ahora es evidente, porque yo estoy viva, aprendiendo, para bien o para mal, y vos estas muerto, congelado en el tiempo, convertido en un recuerdo, en una mala noticia del diario y nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario