martes

05/02/2013: El filo


Despertó recorrida por el habitual sudor helado, se levantó lentamente y se abrazó a sus rodillas, las lágrimas recorrieron su marfilea piel y murieron en la suavidad de las sábanas. Era siempre el mismo sueño. Él estaba allí, aguardándola en las sombras, ella no podía verlo, pero si escuchar su voz. Se desesperaba. Intentaba verlo, pero solo encontraba más oscuridad.
Apoyo sus pies en el helado piso, pero esto no la alivió, se puso de pie y camino hasta el baño, mojo su cara y al mirarse al espejo, lo vio. Estaba detrás de ella, mirándola con placer a través del espejo. Ella le sonrió, ¡Era tan apuesto!
Se aproximó a la joven y la tomo por detrás, el contacto de la piel de él la hizo estremecer. ‘’ ¿Otra vez el mismo sueño?’’ Pregunto con voz queda. Ella no contesto, no hacía falta. Hacía meses que lo torturaba una y otra vez con sus terrores nocturnos.  ‘’Sé que no es real, sé que nunca me harías daño, pero no puedo evitarlo’’. Explico ella, él sonrió y no dijo nada.
Ella sintió el contacto metálico contra su espalda. ‘’El punto es, que quizá, era una premonición’’ dijo el sin expresión en la voz. Sus músculos se tensaron, pero no pudo apartarse. Los brazos hercúleos de él la sostenían con fuerza.
‘’¿Por qué? Pensé que lo que teníamos era serio, y bueno, pensé que me amabas’’ Dijo ella con dolor en la voz. El apretó el filo del cuchillo contra la piel de ella, está comenzó a sangrar, siguió oprimiendo hasta llegar hasta las costillas de la joven. ‘’Lo cierto es que no puedo dejarla, sé que prometí que iba a hacer todo por nuestra relación, pero no puedo, la necesito, y la única forma de que yo pueda estar con ella es si vos no estas viva’’.
La joven se desplomo en el suelo, él se dio media vuelta y salió del cuarto, cantando alegremente. Sabía que ahora Elisa lo querría, acababa de demostrarle cuanto la amaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario