jueves

Carta a Mati... Una de tantas

Hey Mati,
               Esta es otra de esas cartas que no vas a leer, otra de esas que voy a guardar en mi cajón y más tarde, cuando tenga fuerza de voluntad, voy a quemar o ir a dejar a tu tumba. ¿Quién sabe?
   Quería contarte como esta todo por acá, que hay de nuevo. Ayer vi a tu mamá, iba caminando con un sombrero verde, ese que tan poco te gustaba, estaba contenta, se la veía feliz abajo del sol de la tarde, me dedico un breve saludo. Sigue con su rutina de los miércoles, esa que desde que te fuiste repite una y otra vez con obsesión.
  Pase por la puerta de tu casa, se sentía el típico aroma a manzana de esa tarta que tanto que gustaba, ella todavía te espera, ella no acepta que vos hace algún tiempo que ya no estas acá. Deberías visitarla en un sueño como hiciste conmigo y decirle que lo que paso no fue su culpa, que en realidad, no fue culpa de nadie. Creo que le haría bien saberlo, la dejaría continuar con su vida.
  Estoy contenta de haber empezado la facultad, hay tanta gente nueva, tantas cosas lindas. Por primera ves siento que encontré mi lugar en el mundo. Conocí a dos personas maravillosas, Jesi y Meli, si las conocieras les tomarías afecto del mismo modo que lo hice yo.
  Con Juan las cosas están muy bien, tuvimos unos momentos bastante oscuros, bueno, vos ya lo sabes, después de todo hay una parte de vos que vive en mi cabeza y por ende conoce absolutamente todo.
  Ay Mati... Todavía pienso en esa noche.
  Vuelvo a diciembre todo el tiempo, vos me diste todo tu amor y lo único que yo te di fue un adiós.
  Pero estoy tranquila, se que me perdonaste, se que no fue mi culpa, se que en secreto, te arrepentís de esa decisión.
  Algún día, vamos a vernos y vamos a poder hablar de esto. Me pregunto si en el cielo tendrán mate, no se como harías vos para vivir sin él...
  Bueno, esto es medio ridículo pero escribirte es la única forma de no olvidarte. Es decir, nunca voy a poder olvidarme del impacto que tuviste en mi vida, de como la cambiaste y de todo lo que me enseñaste, pero tu cara empieza a verse como un recuerdo borroso en mi mente, ya no me acuerdo del tono de tu voz, o de como sonaba tu risa. ¿No es eso triste? Necesitar escribirte para poder mantenerte fresco en mi recuerdo.
  Mi carta llega a su fin, espero que donde sea que estés haya alguien que te cuide.
  Te quiero mucho.
                                                                                                                                     Tu Lulu Belle...

3 comentarios:

  1. Muy buena carta! Que andes bien Lou!

    ResponderEliminar
  2. Uno no olvida a la gente, la mantiene viva recordando los buenos momentos que se pasaron juntos XD.

    ResponderEliminar
  3. Una sombra que pasaba5:28:00 p. m.

    me alegra leer que lo superaste y aceptaste , asi como tambien que dejaste vivos los buenos recuerdos , se te lee mucho mejor que hace un año , segui asi :) hoy te toca ser feliz
    Un abrazo

    ResponderEliminar