jueves

20/02/14: ...

Estoy parada en este lugar, una especie de campo, rodeada de tumbas. De hecho, se ve bastante deprimente considerando la leve lluvia que cae y el poco cuidado que le dan a este sitio.
Pero nada de eso importa, porque no puedo sentir nada. Sé que hace frío, puedo ver a toda mi familia abrigada, sé que esta lloviendo pues veo mi cabello empapado, pero mi cuerpo parece estar en algún otro lugar.
Realmente no entiendo muy bien que paso, los sucesos ocurrieron muy rápido, los mensajes de odio, las llamadas amenazantes, el dolor. Sin embargo, todo eso quedo lejos, como si hubiera sido la vida de alguien más, no la mía.
Miro el cuerpo sin vida de la persona que están enterrando, pienso en lo hermosa que era, en lo llena de vida que estaba, recuerdo como le gustaba reír, como disfrutaba de juntarse con gente en el parque y hacer miles de cosas que de otra forma nunca hacía.
Me veo a mi misma, ahí, sin vida, a punto de ser enterrada, y no puedo evitar recordarme cuan aterrada estaba de la vida, cuanto miedo me daba el no poder ser la persona que todos esperaban. Mientras me recuerdo estas cosas no puedo evitar sonreír amargamente, si tan solo me hubiera limitado a vivir, a ser yo, con todas mis cosas hermosas, ahora quizá la escena sería otra. Pero no, no me dejaron ver cuan llena de potencial estaba, porque poco a poco nublaron todo con mensajes horribles.
Al comienzo pensé que era algo pasajero, que era gente que me quería ver mal, pero cuando el acoso fue creciendo, no pude evitar comenzar a cuestionarme si no era cierto todo lo que decían... Y ahí empezó la caída real. Ya no era alguien que valiera la pena, deje de verme como a un ser humano y realmente empecé a rezar por convertirme en un objeto, algo que todos vieran pero que ignoraran, algo que realmente no contara, que no fuera importante.
Pero el acoso nunca terminaba, y cada vez era peor, al final simplemente creí que todo sería mejor si estaba muerta...
El resto de la historia ya la conocen...
Cuanto me arrepiento ahora mismo de eso, ¿Cómo puede alguien hacer tanto daño? ¿Cómo pueden no darse cuenta de lo mal que hacen sentir a la gente? No lo sé... Y ahora quizá nunca lo vaya a saber.
Me doy vuelta, veo por última vez la cara de mi mamá, que esta empañada en lágrimas, quisiera poder decirle cuanto la amo, pero ya estoy lejos, demasiado lejos..
Cierro los ojos, me dejo caer y todo termina, finalmente encuentro la paz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario