miércoles

30/07/14: Rylai

Se quito uno de sus guantes y dejo su hermosa piel al descubierto, de inmediato una familiar sensación invadió su cuerpo, era esa descarga de poder que tanto amaba, observo durante unos segundos sus dedos, antes níveos, ahora de un color celeste semejante al del hielo.
Sus labios se curvaron en una sonrisa, esto es lo que era ella, sólo dejando su poder en libertad era feliz, Rylai era consiente de que ya no podía continuar manteniendo su espectacular don en secreto, ella sabía que debía dejarlo fluir. No era sano contener tanto poder porque tarde o temprano esto se volvería en su contra.
Se alejo aún más del pueblo que acaba de visitar, no quería que nadie viera la increíble explosión de hielo que allí iba a ocurrir. Este era su secreto, siempre lo había sido, y por el había sido condenada de romper con todo cuanto había amado.
Se adentro en lo profundo de un bosque, y fue allí donde dejo la magia fluir. Poco a poco el lugar paso de tener un vivido tono verde a pintarse de diversos tonos de celeste. Los árboles fueron cambiando sus hojas por estalactitas de hielo sólido, los copos de nieve cubrieron el cielo bailando alrededor de la joven como si quisieran complacerla. Todo el ambiente se torno gélido. Rylai se sentía en paz consigo misma, finalmente había dejado libre todo su potencial, aunque sólo fuera por un momento.
Cerro sus ojos y dejo que el frío la abrazara.
La felicidad duro poco, una explosión de calor la golpeo ferozmente y la dejo inerte en el suelo. Los árboles, el suelo, incluso el hielo mismo comenzó a arder bajo la braveza de las llamas. La joven aún algo confundida se puso de pie y fue allí cuando la vio, siempre llena de vida, siempre a punto de atacar, su hermana Lina se hallaba de pie a la entrada del bosque.
La otra mujer detrás de sus rojizos cabellos le sonrió casi con maldad, había descubierto el secreto de su hermana y estaba dispuesta a jugar. Una llamarada de encendió de nuevo en su mano y se dispuso a lanzarla... Otra batalla había comenzado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario