martes

8/07/14: divagación III

Tu piel en mi piel, tu aliento en el mío, tus manos que me recorren suavemente casi como si quisieran memorizar cada milímetro de mi sonrojada piel. Tu cabello cae sobre nosotros como una cortina que nos separa del mundo, y como olvidarme de tus ojos, esas dos piedras preciosas que me matan y me traen a la vida cada vez que se  posan en mi inmaculada cara.
Todo tu ser se mueve al ritmo de mi alma, es una sincronía casi celestial. Nuestras esencias fueron creadas para complementarse, y eso es lo que hacen cada vez que hacemos el amor. Cuando estamos juntos ya no soy yo, soy nosotros, te siento tan mío como siento a mis brazos propios que se aferran a tu cuerpo del mismo modo en que Odiseo se aferro a su barco.
Sos la música en mi, la razón por la cual mi cansado corazón volvió a latir con ganas de nuevo. Estuve tanto tiempo perdida, vagando en aguas profundas y desoladas, hasta que llegaste a mi, marinero de mi esperanza, dueño de mis latidos.
Todo ahora finalmente se ve con claridad, no había otra forma de que esto ocurriera, vos sos mi principio y mi fin. Antes de vos, la nada. Después de vos, el infierno.
Mi querido extraño de pelo largo, no hay palabras que esta humana pueda decir pars expresar el mar de sentimientos que generas en ella.
Simplemente gracias por ayudarme a encontrar la persona que siempre que fui y que el tiempo me había arrebatado.
Nada puede ni será mejor de lo que es cuando estoy con vos.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario