viernes

20/11/15: Delirio.

Sabes, todavía hay noches donde creo verte, sé que es imposible, sé que no sos vos, pero esa leve esperanza, ese breve instante de confusión, ese atisbo de vida, hace que mi corazón se agite, hace que mi respiración se corte. ¿Cómo fue que terminamos así? Yo te quería, incluso ahora mismo sé que te sigo queriendo, sé que no importa cuanto tiempo pase, o cuantas veces vaya a tu tumba, esa esperanza de despertarme y que estés al lado mío no se muere. Todavía sigo sintiendo tu aroma en mi piel, tu tacto en mi pelo, tu mirada llena de amor en mis ojos. Pero es todo un recuerdo, nada de eso es real ahora, vos te fuiste en silencio, sin decir nada, abandonaste la pelea, me dejaste sola y ahora mismo, todo eso está perdonado, porque muy dentro de mi alma, estoy segura que sin importar cuanto tiempo tenga que pasar, algún día nos vamos a encontrar y te prometo que cuando ese día llegué, nunca más me voy a alejar de vos.
Creo que no hay nadie en este mundo que pueda entender lo mucho que fuiste en mi vida, me aterra la idea de que sin importar cuanto lo intente, nadie jamás vaya a hacerme sentir lo que vos me hacías sentir. El día que te perdí sentí como una parte de mi se moría, sentí como todo lo que valía la pena en mi vida, de golpe se veía levemente opacado, vos eras el sol en esta constelación, y no sé en que momento te empezaste a apagar, peor aún, no sé como fui tan tonta de no darme cuenta que ya no brillabas, que ya no sonreías, que ya no eras feliz.
Dicen por ahí que nadie podía ver esto venir, pero no sé si entiendan que no es un consuelo, porque vos eras una de las principales razones por las que quería salir adelante. ¿Cómo pude ser tan ciega? Supongo que estaba ahogándome en mis propias penas de adolescente, mientras vos te ahogabas en una vida miserable, en una vida que ya no querías vivir. Todavía me sigo preguntando si el haber respondido el teléfono ese día hubiera cambiado algo, es una idea que de vez en cuando me tortura, me consume y me hace desear poder cambiar todo, volver el tiempo atrás y arreglar todo lo que estaba mal.
Quiero volver a verte, quiero volver a abrazarte, te necesito, te necesito tanto que me duele, tanto que me arde, que me quema, que me consume. Nunca estuve tan desesperada por escuchar la voz de alguien. Creo que estoy volviendo algo insana, de hecho, ya no es una creencia, es más una certeza. Todas las noches que sueño con vos, amaría no despertarme. Me duele levantarme todos los días y saber que ya no estas acá conmigo, saber que te fuiste y que no hay vuelta atrás.
Quiero sentirme mujer solamente con vos, sentirme amada solamente por vos, amar, llorar, sufrir, solamente con vos. ¿Dónde estas? ¿Qué tan lejos estas? Por favor, estés donde estés, vení a buscarme, creo que ya no soy capaz de poder seguir con esto, definitivamente estoy segura de que ya no puedo más. No te das una idea de la falta que me haces, de lo mucho que me doles. Odio esta distancia abyecta y desalmada, odio que vos estés tan vivo en mis recuerdos y yo este tan muerta en mi realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario